lunes, 19 de noviembre de 2012

Manco Cápac histórico

Manco Cápac (Manko Qhapaq) es un personaje de la protohistoria andina, un tanto confusa debido que sólo en él se quiso comprender una larga y compleja época histórica desde la caída de Taipicala hasta el establecimiento en el Cusco de un numeroso grupo de sobrevivientes. Con el transcurso de los años este personaje se le atribuyó mediante leyendas y mitos como el hijo del Sol y fundador del Cusco, donde se justificaba el sometimiento a las otras etnias y la formación del imperio de los descendientes de Manco Cápac. Pero en la vida real fue un ser cuyos antepasados huyeron de Taipicala para no ser exterminados. Después de muchos de establecerse en Pacarictampu realiza con sus ayllus un viaje hacia el Cusco que demoró más de veinte años para cubrir una ruta de apenas 50 kilómetros.
Manco Cápac o Ayar Manco, fue quien logró establecerse con su gente en Acamama (Cusco). Al momento de su llegada tuvo que enfrentarse a las etnias locales como los huallas, sahuaseras, alcahuisas, pero no pudo hacer lo mismo con otras. El reino de Ayarmaca resultó ser un duro adversario.
 La vida de Manco Cápac en el Cusco fue de una lucha de resistencia de los Ayarmacas; Manco tuvo enfrentamientos con Tocay Cápac y Pinagua Cápac; esta guerra entre los invasores incas y los Ayarmacas era intensa y sin tregua. No pudo vencer ni conquistar más ayllus, pasando el resto de su vida al lado de su familia.
Manco Cápac y su pueblo llegaron a ocupar una parte del valle del Cusco para alojar 10 ayllus distribuidos en cuatro barrios: Quinticancha (picaflor), chumbicancha (tejedores), sairecancha (tabaco) y yarambuycancha (alisal), donde las mitades tomaron la denominación genérica de anancuscos y urincuscos. 
Escogió y dejó como el sucesor a su hijo Sinchi Roca; con los años sus descendientes fueron aglutinados en la panaca (ayllu real) llamado Chima. Su cadáver fue momificado y guardado en el Inticancha hasta los tiempos de Pachacútec  (Pachacuti), quien dispuso su momia al templo del Titicaca, quedando en el Cusco solo una estatua de Manco Cápac.
Cuando murió Mama Huaco o Mama Waqo (una de sus esposas de Manco Cápac) su cuerpo también fue preservado, conducido y depositado en la chacra drenada de Sausero, al sur del Cusco, donde se le veneraba durante los ritos de siembra del maíz en rememoración de haber sido ella la primera persona de la etnia inca que lo sembró para hacer chicha en el Cusco. 
Los despojos mortales de Mama Ocllo (Mama Oqllo) momificado fueron transportados siglos más tarde a la isla de Coatí, en el lago Mamacota o Puquinacocha (hoy Titicaca). La vida de todos estos personajes históricos debió transcurrir en la segunda mitad del siglo XII y primeros años del siglo XIII. 
Contrariando las dudas sobre la existencia, en 1572 dos de sus más calificados descendientes acreditaron sobre su existencia. El licenciado Polo de Ondegardo, seguro de su existencia histórica, buscó su cuerpo. Aunque no pudo hallarlo, encontró una piedra del altar de una vara de medir que representaba su imagen en el pueblo de Bichilla, cerca del Cusco.  






Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.