viernes, 11 de julio de 2014

fascismo italiano

Ante la debilidad de los sistemas liberales y democráticos, en el marco de una difícil situación económica, surgieron en Europa ideologías radicales que propugnaron un poder casi absoluto del Estado, estableciendo un fuerte nacionalismo, Italia fue el primer caso.


El panorama inestable que vivía Europa después de la Primera Guerra Mundial no pudo ser contrarrestado por los débiles regímenes que habían adoptado el sistema democrático de tendencia liberal. En este contexto permitió el surgimiento del fascismo, estas son sus principales causas:


  • Razones ideológicas:  Fuerte sentimiento de nación a lo que se añade la concepción de que sólo los más capacitados tenían el derecho de gobernar, con atribución de establecer un sistema dictatorial. Criticaba el sistema liberal y democrático, pues se le responsabiliza de la crisis y el caos imperante. 
  • Razones políticas:  Malas experiencias de las democracias liberales y parlamentarias. Se intenta implementar un marcado control estatal sobre las distintas esferas de gobierno.
  • Razones económicas: La gran depresión mundial provocó la ruina de la mayoría de las economías europeas. Las tensiones sociales hicieron que las miradas se volvieran hacia gobiernos de corte autoritario, especialmente por los sectores medios, que serían los principales aliados de los movimientos fascistas. 
Las características principales del movimiento fascista son:

  • Era antiliberal, anticomunista y opuesto al sistema democrático. No consentía la existencia de partidos sin sólo de un grupo o una élite que debía ejercer el poder. 
  • Propugnaba un estado centralizado y que controlara la economía. 
  • Buscaba imponer la autoridad mediante actos violentos, incluida la guerra.
  • Apelaba al sentimiento nacional y al factor histórico para revestirse de legitimidad. 
  • Buscaba recomponer la unidad nacional sobre la base del territorio. 





Si bien Italia había participado al lado de la Entente en la gran guerra, sus compensaciones territoriales habían sido pocas, esto sumado al aumento del desempleo, contribuyó a incrementar el sentimiento de descontento, motivando la aparición de nuevos partidos: el partido popular, de tendencia centrista, el partido socialista, el partido comunista y el partido fascista. Este último era dirigido por Benito Mussolini, quien se había formado en el partido socialista y dirigía Avanti, publicación en la que evidenciaba un gradual viraje de una concepción de izquierda hacia un ideal autoritario. En 1919 se fundaron los fascios italianos de combate ("Fasci di Combattimento") un movimiento que se caracterizaría por su nacionalismo acentuado. La participación de los "Fascios" en las elecciones de 1919 y 1921 no tuvo los resultados esperados por Mussolini; por dicha razón los fascistas decidieron recurrir a la violencia para tomar el poder. 

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.