sábado, 19 de julio de 2014

los visigodos

Los visigodos habitaron originariamente el territorio comprendido entre los montes Cárpatos y el río Dniéper, en Europa oriental. Llegaron a construir un poderoso reino en la segunda mitad de siglo IV; pero fueron invadidos por los hunos y debieron atravesar el río Danubio para entrar en territorio romano, con la autorización del emperador Valente estableciéndose en Tracia, al norte de Grecia.
Al ser asimilados a las legiones romanas adoptaron la civilización romana, pero sin renunciar a sus raíces germánicas. No tardaron en desplazar a los comandos del ejército y la burocracia romana hasta que asumieron su dirección total.

En el año 377 d.C. se sublevaron contra Roma, su extraordinaria caballería derrotó a las legiones romanas en Adrianópolis. El propio emperador Valente murió en la batalla. Los visigodos luego avanzaron hasta el mar Adriático, frente a Italia.
Aprovechando la crisis provocada a la muerte del emperador Teodosio, quien dividió el imperio ente sus dos hijos; Alarico, el caudillo visigodo, se proclamó rey independiente. Ocupó Grecia, Dalmacia y el norte de Italia, asolando y saqueando Roma durante tres días, ciudad que pudo tomar gracias a que una sublevación de esclavos le abrió las puertas. Proseguía este caudillo su avance al sur hasta que la muerte lo sorprendió. Ataúlfo, su sucesor, prefirió negociar la paz con los romanos, firmando en Rávena un pacto por el cual se autorizó a los visigodos para adueñarse de la Galia y los territorios del actual España, que habían sido ocupadas por otras tribus de bárbaros.


Triunfal fue el avance por la Galicia, Portugal y Andalucía, donde derrotaron sucesivamente a suevos, alanos y vándalos. Estos últimos al mando del rey Genserico, pasaron al norte de África. 
Hicieron también progresos en la Galia meridional, pero el año 507 fueron derrotados por los francos en la batalla de Vouglé.
Limitaron todo su dominio sólo en la península ibérica, viviendo algún tiempo bajo la tutela de Teodorico, rey ostrogodo. 
Sostuvieron una prolongada lucha contra el imperio romano de oriente, que habiendo recuperado Italia pugnaba por reconstruir el antiguo territorio. Los avances de los bizantinos fueron escasos. pero culturalmente si pudieron imponer su huella sobre los visigodos. Esta influencia dio lugar a que los visigodos terminaran aceptando el catolicismo, bajo el reino de Recaredo, en el año 587 d.C.
Cerca de tres siglos duró en España el reino de los visigodos, teniendo su capital en Toledo. Fue conquistado por los árabes, entre el 711 y el 713.


Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.