jueves, 25 de septiembre de 2014

cerámica de la cultura chavin

La cerámica de chavín realizó verdaderas obras de arte con la arcilla, cada pieza era única, no utilizó moldes y logró darle brillo frotando la pieza aún húmeda con un objeto totalmente liso.
El alfarero de chavín dominó la arcilla, pero la mejor obra de arte fue sin duda los huacos ceremoniale, el cántaro ceremonial se reconoce por su forma globular y base aplanada, así como su asa tubular que se ha sabido ganar el nombre de gollete estribo. Este último consta de dos canales curvos que se unen en una vertedera vertical, dibujando un tipo de asa, que es único en el mundo. 
Es cerámica compacta, fina, dura, lustrosa y con incisiones en la superficie que retratan los atributos felínicos. Las piezas ceremoniales miden 15 cm. de ancho, llamando la atención el grosor de sus paredes y los planos- relieves artísticos. Su color grisáceo oscuro, muchas veces negro,  procede de la quema y nunca de colorantes; las incisiones se deben al punzón, espina o aguja manejado en forma maestra, también a la bagueta de hueso, al cincel de madera y al chuzo o vástago en cuya extremidad frecuentemente se ponía un botón forrado en tela para producir impresiones estampadas que evocaran el arte textil. 



Características:

Forma: Globular y base plana, con un asa estribo y pico con reborde. Es una cerámica fina, pulida y con incisiones en la superficie. 

Color: La cerámica chavín fue monócroma, aunque a veces se utilizó arcilla de color negro y rojo.

Decoración: Se realizó trazando líneas en la arcilla húmeda, de tal modo que la línea marcaba un hundimiento fino; esta técnica recibe el nombre de incisión, los motivos de decoración son: felinos, serpientes, círculos, puntos, etc. 

Utilidad: Abunda la cerámica ceremonial; también hay cántaros, botellones, tazones y vasos. 

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

1 comentarios:

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.