viernes, 14 de diciembre de 2012

Conquista y consolidación del imperio de Pachacuti

Pachacuti organizó tres ejércitos; uno al mando de Apo Mayta fue a Huamanga; otro, capitaneado por su hermano Cápac Yupanqui, se preparó para sojuzgar hasta Chincha. Y el tercero bajo su propio comando, se pertrechó para maniobrar en apoyo de los dos anteriores. Así fue como se consolidó la conquista de Sora, Parisa, Quinua, Tayacaja, Ancarae, Chocurpu y Pariguanacocha. Su hermano y jefe militar Cápac Yupanqui se enrumbó hacia la conquista de la costa y anexó Nazca, Chincha, Lunaguaná sobre Mala e Ishmay (Pachacamac-Rímac); lo que le significó cuatro años de campaña. Mientras por los Andes, Apo Mayta conquistó Quinua, Parisa, Tayacaja y Ancarae.
Pachacuti visitó Tanquigua, fundando allí la Llaqta de Vilcashuamán. Continuó al norte y en Pomacocha nació su hijo Amaro Yupanqui, ya que los incas acostumbraban hacer expediciones y viajes en unión de sus esposas. Pronto pasó a Quinua, de donde retornó al Cusco. Acto continuo, fue a conquistar Acos (Sur del Cusco), trasladando su población, en gran parte, a Tanquigua y Quinua (mitmas).Por ese tiempo falleció el anciano Inca Wiracocha, hecho que motivó las ceremonias fúnebres.
 Después de la campaña al Chinchaysuyu se llevó a cabo la primera expedición conquistadora al Collasuyu, con el fin de contener a los reinos Colla y Lupaca, cuyos jefes, Chuchi Cápac y Apo Cari, se hacían llamar incas. Los derrotó gracias a las pericias del general Apo Conde Mayta, el cual dejando guarniciones de mitmas, gobernadores y espías para el efectivo control del país anexado, prosiguió hacia el Sur hasta someter Pacaje, en uno de cuyos parajes pudieron contemplar los escombros de lo que otrora había sido la célebre Taipicala (Tiwanaku).
Por le Oeste mientras tanto, conquistaban Contisuyu, hasta Camaná (Arequipa). En tal ocasión intentaron los Hanan y Hurincusco retornar a Taipicala, el terruño de sus más remotos antepasados, lo que fue imposible por diversas razones de índole táctica y estratégica. 
En aquella época también se revelaron los cuyos y cahuiñas; a iniciativa de los primeros planearon asesinar a Pachacuti, y en efecto un ollero lo turbó de una pedrada, causándole una herida indeleble en el cráneo. De haber triunfado  cuyos y cahuiñas habrían proclamado su liberación. Pero como no sucedió, se les castigó ejemplarmente devastando sus aldeas, matando a unos y deportando como mitmas a otros. 
Sin pérdida de tiempo emprendió la segunda campaña del Chinchaysuyu, confiándola a la habilidad y experiencia de su hermano el general Cápac Yupanqui, que persistió conquistando por ese rumbo. Con la colaboración de los guerreros chancas derrotó a los Huancas, Huarochirí, Yauyo, chucurpu, Atapillo, Canta, Tarma, Chinchaycocha, Checra, Cajatambo y Lampacollana. Cuando había vencido a los huaylas, los chancas se le fugaron del tambo de Huaraz, internándose por Conchucos, a Moyobamba, como medida precautoria para salvar sus vidas, pues Cápaca Yupanqui tenía pensado masacrarlos, debido a la importancia que iban adquiriendo. 
Cápac Yupanqui llegó a zonas más distantes, por los andes septentrionales hasta Cajamarca,  conquistando previamente Conchuco y Huamachuco. 
Por el Este, llamado el Antisuyu, otros efectivos avanzaban hacia Marcapata (Carabaya), en cuya oportunidad conspiraron los Collas, los cuales, después de dominados, fueron conducidos a Tambo para edificar los andenes y aposentos de Pachacuti, al igual que la fortaleza. Amaro Yupanqui fue el que reprimió a los collas, venciéndolos en la batalla de Lampa. Tales hechos coincidían con el nacimiento de Túpac Yupanqui (hijo de Pachacuti) en el Cusco.
Posteriormente se hizo una segunda expedición al Collasuyu, en la cual Amaro Topac y Páucar Ushno, hijos de Pachacuti, conquistaron e incorporaron Quillaca-Asanaque, Charca, paria, Caracara, Pocona, Chuy y Chicha (Tarija). Amaro Yupanqui se lució como un gran conquistador.
Los ejércitos Pachacuti y Amaro se apoderaron de Yanaguara, Chumpivilca y Arone, en cuyo tiempo un terremoto destruyó las aldeas y cultivos de la actual región de Arequipa. El propio Inca se trasladó allí, haciéndola repoblar con mitmas y fundando la llaqta de "La Chimba". 
Hacia 1468, cuando Pachacuti tenía más de 60 años de edad y 30 de reinado, nombró como heredero y sucesor a su muy querido hijo Amaro Yupanqui, uno de los 100 hijos de Pachacuti, con el cual estableció un correinado. Pero Amaro resultó un joven desmesuradamente prudente y amable, con un apego infinito a la agricultura y arquitectura; virtudes inapropiadas en una época de irresistibles actividades bélicas, intirgas y represiones. 
El correinante se le dio el sobrenombre de Amaro Inca Yupanqui; se casó con Chimpu Ocllo a la edad de 26 años.
Si bien es cierto que Amaro Yupanqui conocía el arte militar y los mecanismos de la administración estatal, el Estado imperial en plena formación, más requería un hombre de acción enérgica en el campo de la guerra para conquistar y reprimir. Y de tales atributos carecía Amaro Yupanqui. Pese a ello se le mandó a develar un alzamiento provocado por el rey colla (Asángaro/Juliaca). Y precisamente allí fue donde demostró carecer de toda cualidad para dirigir y controlar un Estado; claro que los Hanan y Urincusco reprimieron la conspiración, pero gracias a la estrategia de su hermano Auqui Yupanqui y otros. 
Su ineptitud guerrera frente a los collas fue comentada por sus parientes y estrategas y la derrota que sufrió a manos de los guaraníes en la frontera Sureste hizo que Pachacuti optara por retirarlo del correinado y nombrara a Túpac Yupanqui, otro de sus hijos con Anahuarque, como su heredero y nuevo correinante.
La destitución de Amaro Yupanqui fue honrosa; incluso se le permitió que instituyera su panaca (ayllu real) o linaje, puesto que tenía numerosas esposas e hijos.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.