martes, 27 de octubre de 2015

organización social de los aztecas

La organización social de los aztecas se basó en el calpulli o conjunto de familias que trabajaban en común las tierras que el Estado les había adjudicado. Estas tierras se encontraban divididas en parcelas o lotes, denominadas tlamilpas. Las tierras eran de propiedad comunal y las personas únicamente eran propietarios de las cosechas; sin embargo, de ella debían reservar una parte para el Estado, otra para los templos y otra para el jefe o representante del calpulli llamado calpulleque.
La sociedad azteca fue una sociedad jerarquizada y vertical, es decir, organizada en clases totalmente diferenciadas, donde difícilmente se podía acceder a un estrato superior de haber nacido en otro inferior. La sociedad se dividía en cuatro clases:

La nobleza (pille): Formada por la familia del soberano, los nobles de nacimiento, los sacerdotes, los jefes militares. Este estamento tenía tres grados: Los reyes o tlatotani, los señores o teutli, y los nobles o pilli. Como clase dominante disfrutaban de una serie de privilegios, como el control de los medios de producción y de los asuntos administrativos del gobierno. 

Los plebeyos (macehualli o macehualtin en plural): Se ocupaban en la producción de bienes materiales, especialmente en la agricultura, pagaban tributos y prestaban servicios personales. Los macehualtin estaban organizados en unidades territoriales llamados callpulli.

Comerciantes (pochtecas): Son los mercaderes que se encontraban en la situación intermedia entre los nobles y los plebeyos. Estos comerciantes llevaban sus mercaderías por intermedio de esclavos cargadores, de pueblo en pueblo, para intercambiarlas por productos. En este nivel también se encontraban algunos funcionarios inferiores de gobierno y artesanos calificados. 

Los siervos (mayaques): Son aquellos individuos que tenían la obligación de trabajar exclusivamente para el Estado, gozando de una libertad restringida.

Los esclavos (tamanes): Individuos que carecían de libertad y podían ser vendidos, aunque tenían la posibilidad de obtenerla por una especie de indulto real (recuperaban su condición de hombres libres si escapaban y llegaban hasta el palacio del rey sin ser capturados).
La esclavitud tenía múltiples orígenes: deudores, asesinos, delincuentes, prostitutas, prisioneros de guerra. Estos últimos estaban destinados para el sacrificio de los dioses.



Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.