martes, 1 de enero de 2013

Construcción naval de los galeones españoles





En el siglo 16 los españoles tenían dos áreas principales: la construcción naval de la costa vasca del norte de España desde La Coruña a Santander y el sur del litoral andaluz, con sus puertos ocupados de Cádiz y Sevilla. Por diversas razones, la costa mediterránea desde Barcelona a Cartagena no se consideran  adecuados para la construcción de galeones, a pesar de que la región era la principal fuente de producción de galera en el país. Desde 1580 en adelante, los españoles fueron capaces de construir barcos en Portugal, sobre todo en la desembocadura del río Tajo, cerca de Lisboa. En menor medida los españoles podrían aprovechar los recursos de otros puertos europeos, en Italia, Sicilia y Flandes, pero éstas eran raramente utilizados para producir barcos de guerra, a menos que fueran los buques que se compraron después de la finalización de la corona española. Al alrededor de 1610 en adelante, los españoles fueron capaces de construir galeones en el Caribe. El mayor astillero en el Nuevo Mundo fue en La Habana, Cuba y produjo una serie de galeones para su uso en los convoyes de Indias durante la primera mitad del siglo 17. El puerto de Cartagena en la américa española  también tuvieron una capacidad de construcción naval, pero para la mayor parte de sus recursos se utilizaron en la construcción de buques de patrulla más pequeñas, y la reparación de los galeones de visita y mercantes. De todas estas regiones de construcción naval, la zona más apreciado fue en el norte de España, en los alrededores del puerto de Bilbao, a pesar de que La Habana se convertiría igualmente bien visto por  a la alta calidad de la madera. De hecho, la oferta de materias primas era vital, y los robles de Bilbao era considerado superior al roble del centro y el norte de Alemania, mientras que el País Vasco también contaba con una próspera industria del hierro, y fue un centro de producción de artillería. Otra ventaja es su fuerte tradición marítima, y sus amplios vínculos comerciales con el norte de Europa, lo que garantiza un flujo constante de maderas largas como el pino para los mástiles y los materiales tales como , cuerdas y lonas. Aunque la mayoría de los galeones se construían con madera de roble, los construidos en La Habana se construyeron utilizando la caoba, que era superior.
Los galeones fueron producidas normalmente por los astilleros privados, que trabajaban bajo contrato por el gobierno español. Un noble llamado  Martin de Arana, vasco de Vizcaya ofreció sus servicios de construcción naval de la corona española en 1625. Mediante la realización de la obra, que esperaba un asecnso para sí y su familia, ya que el rey Felipe IV (1621-65) aplicó una política de recompensar activamente a los astilleros privados y financiadores que se ofrecieron a ayudar a la corona. Esta política fue una continuación de la trayectoria seguida por el padre del rey, Felipe III, durante las primeras décadas del siglo 17.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.