jueves, 3 de enero de 2013

La frontera sur del Tawantinsuyu: el centro de Argentina y Chile


El punto más meridional de la actividad inca  de seguro fue el Valle de Uspallata en la Argentina. Tambos más hacia el oeste y hacia el sur unos pocos (puestos militares), como Ranchillos, Tambillos y Tambillitos, y un camino inca, han sido localizados.  El dominio inca sobre el grupo étnico Huarpes en el área era débil. Probablemente había poca necesidad de los Incas para ejercer un control estricto sobre este y otros grupos de la zona porque nunca las poblaciones locales al sur del río Mendoza logró un competitivo y amenazante cacicazgo nivel de desarrollo socio-político.
Más al sur, en el lado occidental de los Andes centrales de Chile, los incas llegaron al río Cachapoal. Fue el avance más lejano hacia el sur, los incas penetraron en el área durante los últimos años del Imperio. Como Medina (1882 (1552)) ha señalado, una llegada tardía en esta parte del centro de Chile por el Inca explicaría por qué las tropas incas que lucharon contra los mapuche al sur del río Maule regresó al Perú a lo largo del flanco oriental de los Andes, Argentina a través del paso Putagán, ubicada 400 kilómetros al sur de Mendoza, en lugar de a lo largo del camino directo hacia el norte a través de Chile. Bibar (1966 (1558)) señala que el ejército Inca viajó por el sur hasta el río Diamante y luego regresó al norte.


Etnohistoriadores y otros han concluido que los incas nunca penetraron más al sur que el río Maipo. Al sur del Maipo era una "zona de barrera" donde las tropas incas sólo ocasionalmente aventuraron. Silva ha sugerido que los Incas se fue hacia el sur hasta Angostura de Paine (a unos 30 km al sur de Maipo). También en este caso el registro arqueológico muestra una perspectiva diferente. Por ejemplo, en Cerro Grande de la Compañía, una fortaleza situada en una colina sobre el río Cachapoal (80 km al sur del río Maipo), hay evidencia de arquitectura defensiva Inca, rasgos arquitectónicos similares al del Cusco, unidades de almacenamiento y provincial cerámica Inca (Planella et al. 1992). Por otra parte, los entierros humanos en abrigos rocosos en Coinco y Cerro Tren-Tren (Stehberg y Rodríguez 1989) contenía cerámicas locales asociados con un incipiente estilo Inca, y más al sur, cerca de Rengo, un cementerio Inca-Diaguita fue excavado recientemente. Ninguno de estos sitios contenían material españolas y las fechas de radiocarbono confirman fundamentar edad tardía prehispánica.
Tanto el Cachapoal y el río Maipo eran probablemente diferentes fronteras temporales del estado inca, ya que se expandió hacia el sur, de la misma manera que los valles del norte de Chile una vez fueron los más lejanos puntos del sur del Imperio. Cuando los Incas conquistaron el territorio Diaguita del río Copiapó en el norte hasta el río Cachapoal, en el sur, a una distancia de 1.000 km, avanzaban en etapas periódicas. Como resultado, cada valle era una frontera temporal o provisional, una vez cada valle fue conquistado y garantizado por el Estado, el Inca procedió más al sur.
Recientemente, se localizaron los caminos incaicos que atravesaba a lo largo de los Andes a través de las cabeceras de varios valles laterales contiguas, y que controlaba las tierras bajas desde Copiapó a Cachapoal. También se han encontrado ocho caminos laterales que unen a ambos los lados chileno y argentino de los Andes, además de veinte instalaciones estatales ubicadas a lo largo de una amplia red de caminos incaicos provinciales (Stehberg 1992). Estos caminos estatales y las instalaciones estaban ubicadas estratégicamente en las cabeceras entre las zonas del valle cerca de las áreas de drenaje secundarios para desestabilizar las tradicionales relaciones socioeconómicas entre los jefes Diaguita local y regional, que residía en los valles más grandes que descienden hacia la costa.

Esta estrategia probablemente facilitó la rápida incorporación de los diaguitas en el Estado Inca. Aunque no hay fortalezas diaguitas, excepto en la zona de Copiapó, la presencia mencionada de los entierros locales e Inca en cementerios indica rápida asimilación de los diaguitas, que probablemente sirvió como mitimaes en la expansión del Tawantinsuyu en el centro de Chile y Argentina.
Schobinger (1986) ha llegado a sugerir que el sistema vial lateral era sagrado y representaba la hipóstasis de un sistema de carreteras y culto solar. Él cree que cada vez que el estado construyó uno nuevo camino,  también construyó varios refugios locales para iniciar el culto solar a la zona recién conquistada. Hay también una cierta evidencia que indica que el sacrificio humano que pueda haberse asociado con los rituales de dedicación para los nuevos caminos.
Grupos del sur de Copiapó presumiblemente carecían de la estructura socio-económica como el de los Andes centrales, y así se convirtieron en los esclavos personales de los territorios de Wayna Capac. Silva también se cree que tales esclavos estaban reservados para la extracción del mineral.
Dillehay y Gordon (1988), que también han estudiado la presencia Inca en el sur-centro de Chile, sugirió que los emisarios del Estado, comerciantes, mineros y exploradores han establecido un contacto informal y prolongado con la población mapuche que viven al sur del río Maule. Este contacto constituyó una zona fronteriza informal que finalmente llevó a la incorporación de algunas de las creencias mapuches incas y prácticas religiosas, así como las palabras quechuas.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.