jueves, 30 de mayo de 2013

La muerte de Huayna Capac, según el cronista Padre Bernabé Cobo


Poco después de esta primera llegada de los españoles en esta tierra [c. 1525], mientras que el Inca se encontraba en la provincia de Quito, la viruela estalló entre sus súbditos, y muchos de ellos murieron. Tener miedo, el Inca se recluyó a ayunar como era la costumbre en esos tiempos difíciles. . . . Entonces el Inca dijo que iba a morir, y más tarde obtuvo la viruela. Mientras que él estaba muy enfermo, sus siervos le enviaron dos equipos de relevos de Pachacama hacer lo que debe hacerse para la salud de su señor. Los hechiceros, que hablaron con el diablo, consultar el ídolo, el cual respondió que el Inca se debe sacar al sol y luego se pondría bien. Así se hizo, pero con el resultado opuesto, ya que cuando el Inca se puso en el sol, que murió de inmediato.


Su muerte fue muy sentida por todos sus vasallos. Los ritos funerarios se llevaron a cabo para él con mucho llanto y sacrificios solemnes; un millar de personas fueron asesinadas por su sepultura, sino que eran para que le sirvan en la otra vida [por considerar], y su se afirma que se llevó a cabo en tan alta estima que estas personas se conformaban a morir, y sin contar los que fueron designados, muchos otros se ofrecieron por su propia voluntad. Esto se debe a que [según lo que se pudo determinar] este Inca fue adorado como un dios en su vida, diferente a los demás, y nunca por ninguno de sus predecesores eran tales ceremonias celebradas en cuanto a él. . . . El corazón de Huayna Capac fue enterrado en Quito, y su cuerpo fue llevado al Cuzco. Al principio estaba en el templo del Sol, y más tarde en Casana y otros lugares. . . . (Cobo, en Hamilton 1993, 160-162).

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.