jueves, 10 de octubre de 2013

La expansión de la Industrialización en Europa y EE.UU.

Después de que Gran Bretaña se convirtiera en el principal centro industrial del mundo, la industrialización se expandió por Europa y EE.UU.



Luego del fin de las guerras napoleónicas, la industrialización avanzó notablemente en la Europa continental. A diferencia de Inglaterra donde el ferrocarril apareció como parte de la industrialización, en el resto de Europa fue un estímulo inicial para el desarrollo industrial. Además hubo dos factores adicionales:

  • El proceso de desamortización: Consiste en la privatización de tierras que pertenecían a pueblos o instituciones religiosas, con lo que aumentó la superficie de tierra cultivable.
  • La creación de la Zollvereín o Unión aduanera (1834): Entre la mayoría de Estados alemanes, esta alianza comercial integró el espacio centro europeo a un solo gran mercado. 


La industrialización se desarrolló de manera distinta en cada país europeo,Bélgica y Francia fueron los primeros en seguir los pasos de Inglaterra, después hicieron lo mismo Holanda y Alemania. En el resto de Europa, la industrialización quedó circunscrita a ciertos enclaves. 



Estados Unidos aún continuó siendo económicamente dependiente de Inglaterra tras lograr su revolución (Independencia de las 13 colonias). Pero empezó a cambiar desde 1830, cuando se desarrollaron industrias textiles y siderúrgicas estimuladas por la construcción de ferrocarriles. Además, en Estados Unidos se dieron algunos rasgos distintos a los de Europa. La expansión hacia el Oeste proporcionó grandes recursos naturales, mientras que la escasez de mano de obra potenció una mecanización más intensa e hizo necesaria una masiva inmigración extranjera. 



Desde 1870, la industrialización entró a una nueva fase caracterizada por los siguientes procesos:

  • El uso de nuevas fuentes de energía (El petróleo y la electricidad): Con la invención del motor de explosión, el petróleo empezó a utilizarse como combustible en los medios de transporte. A finales del siglo XIX el uso de la electricidad revolucionó el mundo; esta forma de energía fue aplicada a varios sectores como las comunicaciones y la industria química. Sin embargo, donde hubo mayor impacto sin duda fue en la iluminación. 
  • La sustitución del hierro por el acero: Transformó profundamente la fabricación de armamentos, la industria naval y la construcción. 
  • Aparición de la industria química: Transformó radicalmente muchos productos y procesos industriales; Alemania fue el líder en este campo.
  • La especialización del proceso de trabajo: Frederick Taylor ideó un sistema en el que cada obrero se especializaba en una tarea específica (taylorismo). Sobre esta base en las primeras décadas del siglo XX, Henry Ford desarrolló el sistema de cadena de montaje, lo que permitió la producción en cadena de muchos productos (fordismo).
  • La concentración de empresas: Así surgieron los Trusts, grupos formados por varias empresas que buscaban monopolizar un sector de la producción y acabar con la competencia.
  • Las nuevas formas de venta: Aparecieron los primeros grandes almacenes y se desarrolló una nueva técnica para promover la compra de bienes (la publicidad).


la industrialización se difundió por toda Europa, la economía se internacionalizó y el mundo se hizo más interdependiente. Esto produjo que se agudizara la competencia entre las grandes potencias industriales por encontrar nuevos mercados. Así la industrialización fue uno de los factores del desarrollo del imperialismo. 
Aunque Inglaterra seguía siendo la principal potencia comercial del mundo, perdió su supremacía industrial; en su lugar, Alemania y EE.UU. se convirtieron en las nuevas potencias industriales del mundo, por su capacidad para adaptarse a las innovaciones técnicas y organizativas. 

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.