jueves, 17 de octubre de 2013

La sociedad feudal

La sociedad en la edad media era clasista, estratificada, es decir tenía niveles en función de privilegios: las clases sociales inferiores (campesinos o siervos) clases superiores (alta nobleza, baja nobleza). 

La sociedad feudal es el antecedente de las sociedades estamentales que luego caracterizarían a Europa durante la Edad Moderna, es decir sociedades divididas en grupos cerrados y separados, cada uno con sus propios derechos y obligaciones legales. Las clases sociales de la edad media estuvo compuesta por:

La nobleza o aristocracia: Estaba encabezada por el rey y se dividía en alta y baja nobleza; pertenecían a la primera: duques, marqueses y condes; funcionarios del antiguo Imperio Carolingio cuyos cargos se habían vuelto hereditarios, siendo propietarios de grandes extensiones agrícolas (de este grupo salían los más poderosos señores feudales). y a la segunda, los nobles de menor jerarquía: vizcondes y barones, dueños de tierras más modestas. El último grado de la nobleza lo constituían los caballeros, que no disponían de propiedades (solo de su caballo y armadura), ofreciéndose como valientes y rudos guerreros. 

El Clero: Era la clase más ilustrada y culta, tenía a su cargo la labor educativa y religiosa y por ende, disfrutaba de consideraciones especiales. Y como era la Iglesia Católica propietaria de grandes extensiones de tierras, surgieron los llamados "feudos eclesiásticos", de los que muchos obispos llegaron a ser sus señores.

Los campesinos: Se dedicaban a la labranza de la tierra, en los dominios señoriales; sus viviendas se hallaban agrupadas en las inmediaciones del castillo, formando verdaderas aldeas denominadas villas. Por la tierra que ellos recibían en alquiler, estaban dar obligados a dar parte de los productos al señor, trabajando de forma gratuita un determinado número de días al año. Estaban respaldados por un contrato y se hallaban sujetos a la justicia del señor.

Los siervos: Descendientes de los antiguos esclavos, tenían una situación muy miserable. Obligados al duro trato, debían trabajar en toda actividad que le encomendase el señor, pero preferentemente en la agricultura. Carecían de libertad, no podían dejar la tierra cuando quisiesen y cuando se vendía un feudo , sus siervos eran también enajenados como parte de él, como animales o cosas. 

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.