martes, 5 de febrero de 2013

El comienzo de los problemas

No había un "golpe que dio la vuelta al mundo" para indicar una lucha por la independencia de América Latina, en parte porque no había ninguna sola guerra por la independencia de América Latina. De hecho, es increíblemente difícil de narrar incluso la historia de los franceses, Español, Inglés, Holandés, y las colonias portuguesas que compone esta parte del mundo de una manera que pone en marcha la independencia como la culminación lógica e inevitable de un destino nacional una historia de la libertad o de otro tipo. Por el contrario, cuando nos fijamos en las historias que precedieron y siguieron a la independencia en esta parte del mundo nos llama la atención de los retos fundamentales que socavan los esfuerzos para contar esto como una historia.


El primer problema con que nos enfrentamos radica en el nivel nacional. Brasileños mexicanos, argentinos, chilenos, y los residentes de las sociedades de la región tienen sus propias narrativas independencia nacional, y que a menudo difieren mucho, no sólo en los héroes militares que veneran, sino en los valores subyacentes inculcados de estas  historias. Los mexicanos, por ejemplo, veneran a un sacerdote liberal (Padre Miguel Hidalgo). Brasileños afirman poseer un esclavo aristócrata (Dom Pedro I). Venezolanos, colombianos, peruanos y veneran a un autócrata liberal (Simón Bolívar) como el "Gran Libertador", en referencia al hecho de que él llevó a la coalición militar que finalmente expulsaron a los españoles de sus puntos de apoyo últimos en Sudamérica. Algunos bolivianos (cuyo país lleva el nombre del Gran Libertador) también celebrar Bolívar, pero millones de personas en este país, en lugar venerar Túpac Katari, un líder aymara que murió en una rebelión contra los españoles hace más de cuarenta años antes de la independencia. Sus lealtades divididas ofrecen perspectivas completamente diferentes en donde debe comenzar y terminar con la historia de esta época.


En el caso de Bolivia indica, el tipo de independencia narrativa, depende de qué tipo de actores de privilegio. Contada desde el punto de vista de los varones descendientes de europeos de élite (criollos), la independencia era a menudo una historia de valentía y sacrificio en nombre de los ideales (la independencia nacional, la libertad, la autodeterminación). Contada desde el punto de vista de mujeres de la élite era a menudo una historia mucho más ambivalente de ambiciones frustradas (véase la historia de Manuela Sáenz, la amante de Bolívar y Salvador). Los pueblos indígenas a menudo se opuso a estos líderes locales, por temor a que la auto-determinación para las élites coloniales sería una señal de la ruina para ellos mismos, ya que esas mismas élites coloniales eran sus peores explotadores. Descendientes de esclavos africanos tenían opiniones igualmente complejas, el apoyo a una variedad de partes en los conflictos según el lugar donde las oportunidades individuales y colectivas para la emancipación parecía mentir. Estos retos nos puede llevar a abandonar tanto la idea de una independencia narrativa común y un sentido de que no puede haber una historia común de América Latina. Sin embargo, si lo hacemos corremos el riesgo de perder de vista lo que parece un hecho significativo: entre 1790 y 1830 casi todas las colonias en las Américas (con excepción de Canadá, Cuba, y un pequeño número de otras colonias en el Caribe o bordeando) fueron despojados  violentamente los gobernantes provenientes de Europa. Una historia compartida del dominio colonial marcó todas estas sociedades, y dejaron legados y desafíos comunes para la mayoría. Por otra parte, las batallas por la independencia conectado sociedades de la región. Las noticias de las rebeliones en una colonia se extendió a los demás, al igual que los ejércitos rebeldes e imperiales. El hecho de que las diferentes partes de la región se encontraban bajo el control de los diferentes imperios también facilitó el proceso, ya que los líderes rebeldes podían huir de su hogar de la colonia de otro país del imperio europeo (por lo tanto una Carta de Bolívar desde Jamaica, extraído a continuación), y podría a veces conseguir el apoyo de los enemigos europeos de sus amos coloniales. Esto, por supuesto, era posible debido a que durante los siglos XIX siglo XVIII y principios Europa fue consumida por las Guerras Napoleónicas, dejando a los gobiernos del mundo antiguo, sin los medios para dominar por completo sus colonias.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.