lunes, 18 de febrero de 2013

El esqueleto de los Primates

El esqueleto da a los animales una columna vertebral interna, o vertebrado, su forma básica o silueta, es compatible con los tejidos blandos, y ayuda a proteger los órganos internos vitales. En los primates, por ejemplo, el cráneo protege el cerebro y los ojos. Un número de factores son responsables de la forma de la calavera de primate, en comparación con los de la mayoría de otros mamíferos: los cambios en la dentición, los cambios en los órganos de los sentidos de la vista y el olor, y el tamaño creciente del cerebro.
El cráneo primate, tiende a ser alto y abovedado. Una partición sólido existe en los primates antropoides entre el ojo y la sien, que asegura mayor protección para los ojos de la contracción de los músculos de la masticación situadas justo al lado de los ojos.

Todos los primates poseen el mismo patrón vertebrado ancestral en las extremidades que se observan en reptiles y anfibios, que consta de un único hueso superior de largo, dos huesos largos, y cinco dígitos radiantes (dedos de manos y pies), como se ve en esta gorila (derecha) esqueleto. Otros mamíferos como bisontes (izquierda) tienen una versión modificada de este patrón. En el curso de la evolución, bisontes han perdido todos menos dos de sus dedos, que forman sus pezuñas. El segundo hueso largo en la parte inferior de la extremidad se reduce. Tenga en cuenta también la unión del cráneo y de la columna vertebral en estos esqueletos. En bisonte (como en la mayoría de los mamíferos) los proyectos del cráneo hacia delante de la columna vertebral, pero en los gorilas semierectas, la columna vertebral está más debajo del cráneo.
El foramen magnum (el orificio grande en la base del cráneo a través del cual pasa la médula espinal y se conecta con el cerebro) es una clave importante para las relaciones evolutivas. En la mayoría de los mamíferos, como en perros y caballos, esta abertura está orientada directamente hacia atrás, con el cráneo se proyecta hacia adelante de la columna vertebral. En los seres humanos, por el contrario, la columna vertebral se une al cráneo hacia el centro de su base, colocando así el cráneo en una posición equilibrada como se requiere para la bipedestación habitual. Otros primates, aunque con frecuencia se aferran, sentarse o colgar con su cuerpo en posición vertical, no son tan plenamente comprometido con la postura erguida, como seres humanos, por lo que su agujero occipital no es lo más adelante.
En los primates antropoides, presenta el hocico reducido provocando que el sentido del olfato se disminuya. El hocico más pequeño no solo ofrece menor interferencia con la visión estereoscópica, sino que también permite a los ojos tomar una posición frontal. Como resultado, los primates han planas caras que algunos otros mamíferos.
Por debajo de la cráneo del primate y el cuello es la clavícula, un hueso que se encuentra en los mamíferos ancestrales aunque perdidos en mamíferos tales como los gatos. El tamaño de la clavícula se reduce en primates cuadrúpedos como los monos que poseen un plan estrecho cuerpo robusto. En los monos, por el contrario, es amplio, la orientación de los brazos en el lado en lugar de en la parte delantera del cuerpo y que forma parte del aparato suspensorio pendiente de este grupo. La clavícula también es compatible con la escápula (omóplato) y permite el desarrollo muscular que se requiere para el movimiento del brazo flexible y potente que permite grandes simios suspenderse por debajo de las ramas de los árboles y brachiate, o balancerse de árbol en árbol.
Las extremidades del esqueleto del primate siguen el mismo plan básico ancestral visto en los primeros vertebrados. Otros animales poseen extremidades especializadas para optimizar un comportamiento en particular, tales como la velocidad. En cada brazo de primate o de la pierna, la parte superior de la extremidad tiene un solo hueso largo, la porción inferior de los dos huesos largos, y entonces las manos o los pies con cinco dedos radiantes (falanges). Sus pies y manos prensiles tienen almohadillas sensibles a la punta de sus dígitos, copia de seguridad (excepto en algunos prosimios) por las uñas aplanadas. Esta combinación única de almohadilla y clavo proporciona al animal con una excelente prensil (agarrar) dispositivo para su uso al pasar de rama en rama. Las características estructurales del pie y de la mano primate hacer agarrando posible; los dedos son extremadamente flexibles, el dedo gordo del pie es completamente oponible a los otros dedos en todos los seres humanos y sus ancestros, pero inmediatos, y el pulgar es oponible a los otros dedos en diversos grados.

Dondequiera que haya competencia de los primates antropoides, especies prosimios, como los loris esta a la derecha, conservar los patrones arbóreos nocturnos de los primeros primates fósiles. Observe sus ojos grandes y hocico largo y nariz húmeda toda división útil en su búsqueda relativamente solitaria comida en los árboles por la noche. En contraste, sólo en la gran isla de Madagascar en la costa oriental de África, en la que no existía hasta antropoides llegada de los humanos, han llegado a ocupar los prosimios el nicho tierra morada diurna como hacen estos atado anillo lemures. Si bien todos los prosimios todavía dependen de olor, marcando su territorio y comunicarse a través de mensajes malolientes, la actividad diurna permitió a los prosimios en Madagascar a ser mucho menos solitario. También note la diferencia en el tamaño de los ojos en estos dos grupos. Del mismo modo que sería erróneo considerar a los prosimios como "menos evolucionados" que los primates antropoides porque se parecen más a la condición de primate ancestral, también es erróneo considerar a los loris como menos desarrollado en comparación con los lémures.

La retención de los vertebrados flexibles en la rama de los primates era un activo valioso para el ser humano en evolución. Fue, en parte, con las manos capaces de comprender que permitió a nuestros ancestros para fabricar y utilizar herramientas y embarcarse el camino evolutivo que llevó a la revolucionaria capacidad de adaptación a través de la cultura.
En resumen, lo que se hace evidente cuando los seres humanos se comparan con otros primates es como muchas de las características que consideramos claramente humana no son en realidad únicamente nuestro, sino que son variantes de los rasgos típicos de primates. Nosotros, los humanos observamos la forma en que hacemos porque somos primates, y las diferencias entre nosotros y los demás de esta orden, especialmente la. Simios, son diferencias de grado más que diferencias de clase.

 Prensil: Tener la capacidad de coger o empuñar.
Oponible: Capaz de llevar el pulgar o el dedo gordo del pie en contacto con las yemas de los otros dedos de la misma mano o el pie para agarrar objetos.
Foramen Magnum: Una gran abertura en el cráneo a través del cual pasa la médula espinal y se conecta al cerebro. La clavícula conecta el esternón (hueso del pecho) con la escápula (omóplato).
Aparato suspensorio colgante: Es el amplio alcance de articulaciones de los hombros y los músculos se encuentran en todos los homínidos, permitiendo que estos primates de cuerpo grande para colgar suspendido por debajo de las ramas de los árboles


Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.