lunes, 18 de febrero de 2013

Los primeros primates

Los primeros primates en  buen estado de conservación apareció en alrededor de 55 millones de años al inicio de la época del Eoceno. Durante este período de tiempo, una tendencia de calentamiento abrupto comenzó en la tierra, causando muchas formas más antiguas de mamíferos en vías de extinción, para ser reemplazado por precursores reconocibles de algunas de las formas actuales. Entre estos últimos había una radiación adaptativa de pro simios primates, de los cuales más de cincuenta géneros fósiles se conocen. Los fósiles de estas criaturas se han encontrado en África, América del Norte, Europa y Asia, donde las condiciones cálidas y húmedas del Eoceno tuvieron extensos bosques lluviosos. En relación con los primates ancestrales como los mamíferos, estas familias de primates primitivos tenían neurocráneos agrandados, hocico ligeramente reducidas, y una posición un poco hacia delante de las órbitas de los ojos, que, aunque no completamente amurallada, están rodeados por un anillo óseo completo llamado un bar postorbital.


Características ancestrales vistos en primates del Eoceno y el Oligoceno, todavía se ven en los prosimios hoy. Al igual que los lémures modernos, estos prosimios fósiles tienen un bar postorbital, un anillo óseo alrededor de la cuenca del ojo que está abierto en la parte posterior. Primates antropoides tienen órbitas completamente encerrados en los huesos. Tenga en cuenta también la diferencia en el tamaño relativo de la boca en estos dos grupos. Los paleoantropólogos hacer este tipo de comparisonsas que reconstruir nuestra historia evolutiva.

Durante el Eoceno, los primeros signos de primates antropoides también comienzan a aparecer en el registro fósil. Hasta hace poco, la evidencia más antigua consistía en los Eosimias especies pequeñas (se pronuncia "ee-o-sim-ee-us", en latín significa "amanecer de los monos"), representado por los fósiles procedentes de China, que data de unos 45 millones de años. Los fósiles chinos representan varias especies de diminutos animales que comen insectos y son los primates más pequeños jamás documentados.

Algunos científicos han cuestionado si estos fósiles minúsculos son verdaderamente antropoides a medida que se reconstruye en gran parte de los huesos del pie en lugar de cráneos y dientes. En el  2009, la atención y los medios controversia se arremolinaban en torno a la espectacularmente bien preservado de 47 millones de años de edad, antropoide potencial apodado "Ida". Inicialmente descubierto hace treinta años a través de una operación de minería y perforación en una antigua cantera cerca de la aldea del sur de Alemania de Messel, los restos de Ida se separaron y vendieron a diferentes colecciones . En vez de Ida, la región de Messel era un bosque tropical con un lago y volcán. Los fósiles de esta región están incrustadas en capas escamosas de roca que se abrió en "planchas". Ahora que las dos placas que constituyen Ida se han reunido, los científicos pueden debatir si Ida es de hecho el primer antropoide o no. Esta distinción, que la sitúan en la línea que conduce a los seres humanos, captura nuestra imaginación tal como se describe en Conexión Biocultural por el antropólogo primatóloga Meredith Small.

Más antes que Ida y hasta bien entrada la época del Oligoceno, ricos yacimientos de fósiles de primates se han encontrado en Fayum, Egipto. Estos fósiles incluyen una amplia gama de especies, incluyendo algunas de las primeras de poseer un peine dental. Pero lo más relevante a la ascendencia humana son las primeras especies de primates de anthropoi Fayum, identificados a través del cráneo dental, y postcraneal (el resto del esqueleto) se mantiene. Algunos poseen la fórmula ancestral dental (2-1-3-3) visto en monos del Nuevo Mundo y prosimios, mientras que otros tienen la fórmula derivada dental compartido por los monos del Viejo Mundo y los simios: dos incisivos, un canino, dos premolares y molares tres en cada lado de la mandíbula. Las órbitas de los ojos tiene una pared completa, siendo esta última una característica de los primates antropoides.
Aunque todavía queda mucho por aprender acerca de los primates del Eoceno, es claro que eran abundantes, diversos y generalizados. Entre ellos se encontraban los antepasados ​​de los prosimios y los antropoides actuales. Con el final del Eoceno, los cambios sustanciales se llevó a cabo entre los primates, como los otros mamíferos. En América del Norte, ahora bien aislado de Eurasia, los primates se extinguieron, y en otras partes de su rango parece que se ha reducido considerablemente.
El cambio climático afecta la evolución de primates y mamíferos. A través del Eoceno tardío, los climas se estaban convirtiendo en algo más fresco y más seco, pero las temperaturas se desplomaron repentinamente, provocando la formación de una capa de hielo sobre los bosques en la Antártida. El resultado fue una marcada reducción en la gama de entornos adecuados para los primates. Al mismo tiempo, el clima frío conducido a nivel del mar inferior a través de la formación de capas de hielo, tal vez cambiando las oportunidades de migración de los primates.

hipótesis de depredación visual: Una teoría de la evolución primate que propone que el comportamiento de caza en los primates arborícolas era responsable de su agudeza visual mejorada y la destreza manual.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.