martes, 12 de febrero de 2013

Expedición y masacre en Yucatán

Más de una generación después de haber transcurrido desde el contacto inicial de Colón, sin ningún tipo de países comerciantes ricos de Asia se encuentran, los esfuerzos españoles se han convertido en cada vez más centrado en la colonización en lugar del comercio. Asaltaron las islas del Caribe y el continente de América del Sur para llevar cautivos como esclavos, mientras que los aventureros sin dinero y soldados seguirán emigrando desde el Viejo Mundo, en un número mucho más grande que los comerciantes, ya que estos hombres que luchan por lo menos puede aspirar a ganar los grandes latifundios simplemente a fuerza de brazos. En la isla de Cuba, el gobernador en funciones, Diego Velázquez aseguró su control sobre su pueblo aterrorizado, decide investigar los rumores de nativos de otros desconocidos "islas" al oeste de la colonia recién descubierta. Al parecer, estos se refieren a Florida ni tampoco Honduras sino, más bien, a otra tierra mucho más rica, así que se organiza una pequeña fuerza de reconocimiento con Francisco Hernández de Córdoba.


El 08 de febrero 1517. Hernández de Córdoba sale de Santiago de Cuba a bordo del San Sebastián, acompañado por un buque distinto y un bergantín, con una dotación total de 110 hombres (incluyendo el famoso piloto Antón de Alaminos y futuro cronista Bernal Díaz del Castillo). Ellos círculo a través del Paso de los Vientos antes de cabotaje a lo largo del lado norte de Cuba para reponer sus suministros; luego golpear hacia el oeste desde el Cabo de San Antonio.


20 de febrero 1517. El descubrimiento. Hernández de Córdoba se dirigió a las Isla Mujeres frente al nordeste de Yucatán, llegando a tierra firme. Es recibido en el cabo Catoche por mayas que contaban con sus embarcaciones, cuyo jefe llega a bordo al día siguiente, e invita a los españoles a su comunidad. A pesar de un comienzo tan amable, un contingente de soldados españoles pronto es atacado por los guerreros locales a la hora de penetrar en la selva cerca de la moderna ciudad de Porvenir. Quince mayas mueren a manos de ballesta y dispararos de arcabuz, mientras que un número similar de españoles resultan heridos (dos posteriormente mueren). Hernández de Córdoba obtiene también varias piezas de oro finamente labrado y dos nativos cautivos antes de aventurarse en torno a la península y el aterrizaje cerca de Champotón en el entorno de finales de marzo a hacer agua Campeche.

Acamparon en tierra durante la noche, él y sus hombres despiertan al amanecer junto al verse rodeado por los guerreros pintados en blanco y negro, cuyo líder, Mochcouoh, lanza un ataque inmediato. Veinte españoles son asesinados, capturaron a otros dos, y Hernández de Córdoba se ve obligado a hacer un retiro de la lucha de sus barcos, sufriendo numerosas heridas personales. Así que muchos de sus hombres están muertos o heridos abandonando su bergantín y navega directamente en la punta suroeste de la Florida para el reabastecimiento, sólo para ser nuevamente atacados por los indios en canoas.De nuevo en Cuba dos meses después de su partida, ahora con sólo 54 hombres, Hernández informa al gobernador, y poco después muere. A pesar de este rechazo inicial, Velázquez y otros españoles están intrigados por cuenta de Hernández de Córdoba de la riqueza de la nueva tierra y la relativa sofisticación, sus nativos están muy bien vestidos (a diferencia de los arahuacos más primitivas o caribes del Caribe), capaces de erigir sus casas de piedra, además de la práctica de muchos otros oficios calificados. Otra expedición rápidamente comienza a formarse, el gobernador de 28 años de edad, Juan de Grijalva, sobrino de Hernández de Córdoba dirigirá la  nueva expedición.

Leiner Cardenas Fernandez

Historiador de profesión y especialista en informática educativa por convicción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright @ 2013 Aprenda historia de la humanidad.